¿Qué es Yoga?

12/02/2020

Mucho se ha escrito sobre el significado de la palabra Yoga y, si soy sincera, adhiero bastante con la frase que dice: "Yoga es 1% teoría y 99% práctica".

Sin embargo, toda la parte "invisible" sobre la que se apoya el Yoga es tan valiosa, que me embarco con ganas en este viaje de poner palabras a lo intangible, a lo que se esconde más allá de las posturas con las que solemos identificar el Yoga.


Podríamos comenzar analizando la raíz etimológica de la palabra: el vocablo "yug", que hace referencia al "yugo" que mantiene unidas las cabezas de los bueyes en el arado. Es por esto que, habitualmente, se dice que Yoga significa Unión.

Pero... unión de qué? Está claro que, en el caso del Yoga, no hablamos de bueyes. Pero algo de eso hay...

¿Qué es lo que está "unido"?

La unión a la que hace referencia la palabra yoga tiene dos aspectos. 

Por un lado, la unión con un@ mismo; ese estado en el que nuestro cuerpo, mente y espíritu están en armonía, integrados en una unidad; ese instante en el que lo que pienso, lo que digo y lo que hago, están en sintonía con mi corazón. 

Y es aquí cuando me gusta conectar con la idea de los bueyes y el yugo que los une: cuando los bueyes tiran cada uno para un lado opuesto, el arado se desequilibra y su misión no puede llevarse a cabo. Cuando los bueyes están unidos "a una", todo se estabiliza y su accionar cobra sentido.

Entonces, la primera significación de la palabra Yoga es la experiencia de la unión con un@ mism@. El otro aspecto de Unión a la que refiere la palabra Yoga da un paso más allá, y habla de la Unión del Individuo con el Todo: ese instante en el que tenemos la certeza de que somos parte del Universo, cuando trascendemos la sensación de individuo, de soledad, y sentimos que no estamos sól@s, que somos parte de un Todo con sentido, una fuerza que nos sostiene, nos da alivio y confianza. Llámale Dios, Naturaleza, el Absoluto, el Cosmos, o como cada uno elija nombrarle.

Es en estos dos aspectos que decimos que Yoga significa Unión. 

Pero, a la vez, Yoga es también las técnicas para llegar a experimentar ese estado de Unión.


El origen de estas técnicas es tan antiguo como la humanidad. 

Diferentes culturas a lo largo y a lo ancho del mundo han ido desarrollando diferentes métodos para conseguir experimentar este estado de unión esa experiencia trascendente en la que la dimensión humana cobra un sentido profundo, unificado. En India este método se denomina Yoga.

A lo largo de milenios de experimentación y reflexión, los primeros yoguis se dieron cuenta de que el estado de Unión y Trascendencia sólo puede conseguirse cuando la mente está tranquila, cuando el ser humano no está siendo constantemente "sacudido" por las olas de sus pensamientos.

Por eso, otra forma de definir el estado de yoga es:

"Yoga chitta vrtti nirodha"  o, en español: "Yoga es el cese de la identificación con las fluctuaciones de la mente." Estas palabras son con las que el sabio Patañjali (siglo III aC) describe al Yoga.  

Patañjali se encargó de poner por escrito de forma clara y ordenada,  los pasos a seguir para, finalmente, llegar a tener la mente serena y, eventualmente, experimentar el estado de Unión. 


Pero... ¿y las posturas de Yoga?

En su escrito, Patañjali únicamente habla de la postura sentada, aquella que favorece el estado de concentración e interiorización necesarios para poder acceder al estado de yoga. Eventualmente, a lo largo del tiempo fueron incorporándose diferentes técnicas y posturas complementarias para facilitar que, quien busca la experiencia de trascender su mente, pueda permanecer sentado con comodidad y con la mente enfocada.  

El Yoga que conocemos hoy ha ido construyéndose desde entonces, incorporando nuevas formas y recursos a lo largo de milenios, integrando posturas corporales, técnicas de respiración y concentración con el fin de facilitar esta integración armónica de cuerpo, mente y conciencia, y así poder vivir una vida más sana, equilibrada y feliz.


En su llegada a Occidente el yoga ha ido adaptándose al contexto, al tiempo y a la personalidad de maestros y alumn@s, diversificándose aún más en este gran abanico de escuelas y estilos que hoy tenemos a nuestro alcance.

Pero más allá de escuelas y estilos, hay algo en la práctica de yoga que se mantiene intacto: su objetivo y su adaptabilidad. 

Yoga es un estado y una técnica accesible a tod@s, sin condiciones. "Si puedes respirar, puedes hacer yoga", decía el maestro T.K.V.Desikachar. 

Si quieres experimentar  yoga, seguro encontrarás una práctica adecuada para ti.

Seguimos!

Create your website for free!